Consejos

Consejos

Entrar a grabar en un estudio debe ser una experiencia agradable y debe estar exenta de nerviosismos y malhumores, ya que estas sensaciones , en cierta forma quedan grabadas también.

Es importante tener claro lo que que se va a grabar y tenerlo muy bien ensayado, ya que de esta forma optimizaremos nuestro tiempo en el estudio. Aprenderse y practicar las partes que cada uno debe de tocar.

Así mismo es interesante hacer grabaciones previas en el ensayo para poder detectar partes que no suenan bien o mejorar los arreglos.

También se deberán comprobar los instrumentos para que estén en perfectas condiciones, ya que si estos suenan mal o hacen ruidos, se reflejará en la grabación.

Batería:

Deberían de cambiarse todos los parches un par de días antes, pues la diferencia en el resultado es muy significativa.

Es muy importante el tema de la afinación. La batería se traerá bien afinada y se retocará lo necesario antes de empezar a grabar.

Asimismo es bueno disponer de recambios. Si llegado el caso se rompiese un parche y hay que cambiarlo, un truco para que se asiente lo más rápido posible es subirse encima de él (subirse, no saltar) y volver a tensar.

Se prestará atención a las partes móviles ( pie de bombo y charle, tensor del cordal...) que no chirríen ni hagan ruidos extraños.

Los platos limpios exaltan el brillo de estos.

Usa una batería del tamaño adecuado al resultado que quieras conseguir, en especial el bombo y la caja.

Todo esto es aplicable a las percusiones a excepción del truco de subirse encima. Podemos presionar con la rodilla o la mano y volver a afinar.

Afinación de la batería: parte 1parte 2

Guitarras y bajo:

Cuerdas nuevas. Una vez cambiadas le daremos tirones, con la mano, y volveremos a afinar; así sucesivamente hasta que veamos que aunque le tiremos no se desafinan. Esto es interesante hacerlo 1 ó 2 días antes de la grabación.

Hay que comprobar el quintaje de estos instrumentos. Un instrumento bien quintado nos da una octava exacta entre la cuerda "al aire" y el traste 12.

Si utilizamos algún efecto inherente al sonido del grupo, nos llevaremos este también al estudio

En cuanto a los instrumentos acústicos , habrá que tener cuidado con los ruidos de  cadenas, pulseras, relojes etc...al golpear con estos.

No olvidaremos llevarnos cuerdas de recambio.

Teclados:

Estos no suelen presentar problema alguno. Tan solo tener claro los sonidos y tener las salidas de audio del instrumento en buenas condiciones.

Metales:

Tan solo tener el instrumento en buenas condiciones. Las secciones de metal se suelen grabar con todos los músicos a la vea ya que así se consigue un sonido más unificado de la sección

Voces:

Es importante haber descansado bien la noche anterior y calentar un poco la voz antes de grabar. Hay que mantener la garganta bien hidratada, por lo que tendremos siempre agua del tiempo a mano que beberemos de vez en cuando a pequeños sorbos. Practicar un poco la canción antes de grabarla.

Conviene fijarse en la distancia a la que estamos del micro e intentar mantenerla durante toda la sesión, pues de otra manera introduciremos pequeñas variaciones en el tono de la voz. Hay que llevarse una copia impresa de la letra pero es mejor grabar con la canción aprendida de memoria, no obstante tendremos esta a mano, en el atril, por si hay que echarle alguna ojeada.

Una de las primeras decisiones que el grupo debe tomar es si va o no a grabar con claqueta (metronómo). Si se decide grabar con ella, también se debera ensayar con esta en los días previos a la grabación. Se puede traer al estudio una claqueta previa con algunos instrumentos grabados para que el baterista se sienta más cómodo y arropado que oyendo solo el metrónomo. También tenemos la posibilidad de enchufarnos a la mesa de mezclas y tocar a la par con él; obviamente el nos oirá por los auriculares pero esto esto no se grabará, es solo para acompañar al baterista mientras toca.

Hay que tener en cuenta que una base grabada perfectamente a claqueta facilitará los trabajos de edición, cosa que redundara en un menor  tiempo en el estudio, y por lo tanto en un abaratamiento del proyecto..

Grabar con claqueta nos da firmeza el tiempo y facilita luego las ediciones, en el caso de que sean necesarias.

Hay que tener en cuenta que cuando grabamos, lo hacemos sin ecualización por lo que el sonido que nos llegará por los auriculares será un sonido natural, no el de la canción acabada; el sonido se moldea en la fase de mezcla, ecualizando y añadiendo procesadores y efectos.

El cansancio nunca es buen compañero y hay que tomarse algún respiro.

Normalmente el orden de una grabación es:

Primero se graba la batería la batería y cuando tengamos la toma óptima grabaremos el bajo. Una vez tengamos una buena base grabada añadiremos las guitarras rítmicas y teclados, metales, etc... luego los solos, la voz principal y finalmente los coros. También suele grabarse una voz de guía al principio que conseguirá que los músicos toquen más tranquilos; esta al final será sustituida por la toma de voz buena. Asimismo también se puede grabar una guitarra de guia al principio. Tambien cabe la posibilidad de traer al estudio unas guias que habremos grabado con anteriorida en el ensayo o en casa, eso sí, grabadas con claqueta a la velocidad con la que luego vamos a trabajar en el estudio.

Si durante la toma cometemos un fallo, es mejor no ponerse nervioso y continuar; al terminar la toma corregiremos los errores:

editando: se utilizan las herramientas de cortar y pegar para sustituir el trozo malo por otro bueno que esté en otra parte del tema.

pinchando: en esta técnica se programa una entrada y una salida del sistema de grabación para que solo grabe justo en el momento del fallo, luego rebobinamos un poco y empezamos a tocar. En el momento oportuno el sistema grabará tan solo en trozo que queremos cambiar; no vamos a tirar una toma increible por un par de fallos.

Por último: hay que tener claro lo que estamos buscando y no pedir todos a la vez cosas al técnico.